Diseñador WordPress o maquetador visual

¿Uso un maquetador visual o contrato a un diseñador web?

Estás pensando en crear tu blog, página corporativa o ecommerce con WordPress, o darle un rediseño profundo, y tienes la duda de si diseñarlo por tu cuenta, eligiendo un buen tema y usando un maquetador visual o si buscas la ayuda de un diseñador web.

Bueno, no es una respuesta fácil ni única. Dependerá de tus objetivos y del resultado que quieras obtener. Como esto es la respuesta diplomática, vamos a profundizar un poco más.

 

¿Qué es un maquetador visual?

Pues para muchos, entre los que me cuento, una especie de milagro que permite que realices páginas con un diseño profesional sin conocimientos de HTML ni CSS. Digamos que a partir de módulos o piezas, que vas ensamblando, puedes crear una página con la funcionalidad deseada, como si juntaras piezas de LEGO. Aquí pongo una imagen, aquí el texto, más arriba un encabezado, aquí 4 columnas, más allá mis últimos post en carrusel….y por arte de magia, arrastrando y soltando piezas, tienes tu página.

Además, la mayoría de estos maquetadores visuales traen preparadas una serie de páginas prediseñadas a modo de plantilla, de modo que incluso, si no quieres pensar en una estructura para tu página, puedes coger el modelo que más se ajuste y cambiar las imágenes y los textos.

Y todo sin ninguna habilidad técnica especial, sin tocar una línea de código.

Los maquetadores visuales más conocidos, sin analizar cada uno, serían:

Ejemplo de editor web, Divi Builder

 

Pros de usar un maquetador o editor visual

Las ventajas están claras por lo expuesto antes, y han supuesto toda una revolución a la hora de democratizar el diseño web. Gracias a estos editores visuales puedes crear páginas de un aspecto muy profesional con relativamente poco esfuerzo y sin tocar código.

 

¿Y los contras?

Yo veo principalmente 4:

1.- Cargan la página de código y pueden ralentizar la velocidad de tu web

Partiendo de la base de que cada maquetador visual es un mundo, por lo general funcionan a base de shortcodes (pequeñas piezas de código reutilizables). Esto hace que la página sea más pesada, requiera muchas más llamadas a recursos, y por tanto más lenta. ¿Mucho? Depende. Si sigues la norma de que cada página debería tener una única función, no mucho. Si te dejas llevar por la orgia de módulos y haces de tu página una Capilla Sixtina (que si un slider, que si testimonios, que por aquí me cabe un formulario, y en este hueco un carrusel…), pues sí, se puede notar mucho.

2.- Efecto Lock In

Por lo general, todos estos editores visuales tienen un “efecto Lock in”. ¿A qué me refiero? A que si el día de mañana quieres dejar de usarlo porque ves que se ha quedado atrás o deseas probar otro que se ha puesto de moda (caso de Divi sobre Visual Composer), y esto pasará, pues tendrás mucho código que limpiar. No será desactivar un maquetador y activar otro. Todo el contenido generado gracias a un editor visual será ilegible.

Ejemplo de shortcode generado por Visual Composer

El problema de que tu contenido de repente pase a ser el de la imagen no sólo afecta tus usuarios, es contenido que también se indexa en Google, con el perjuicio que puede ocasionarte si no sabes hacer una transición correcta de un editor visual a otro.

Y como en el caso anterior, cada maquetador es un mundo. Aquí te dejo un enlace a una comparativa de Chris Lema (en inglés) donde uno de sus puntos a valorar es el código que dejan atrás.

Si te preguntas si existen formas de “limpiar” este código, sí las hay. Pero no dejan de ser parches. Puedes encontrar plugins que ocultan los shortcodes no usados, o incluso puedes eliminar las referencias a los shortcodes en la base de datos, pero ten en cuenta que lo que consigues con esto es recuperar el texto limpio de código inútil, pero sin diseño, evidentemente.

3.- No eres diseñador web

Es verdad que estos maquetadores permiten que prácticamente sin conocimientos puedas tener una página muy profesional a poco que tengas gusto y sentido común. Pero el diseño web es mucho más que poner piezas. Hay una arquitectura de la información, una estructura de la página, hay unas llamadas a la acción,….la diferencia estará entre tener una página bonita y una página que venda si cuentas con la ayuda de un diseñador web.

El que podamos hacer algo no quiere decir que seamos buenos haciéndolo.

Detrás de un buen diseño hay algo más que juntar componentes hay una experiencia de usuario,  usabilidad, unas llamadas a la acción…y esto se no se aprende en guías de 5 minutos.

Además, piensa que aunque estos editores visuales te hacen muy sencillas ciertas tareas, el resultado no siempre es el que esperas, no por la propia herramienta, sino porque no puedes esperar obtener el mismo resultado que un profesional con años de experiencia.

4.- El coste de oportunidad

Estás dedicando tiempo que deberías dedicar a crear contenido, a difundirlo, a relacionarte con tus usuarios, a tareas que sabes hacer mucho peor que un profesional, por lo que tus resultados se resentirán doblemente. Por una parte porque dejarás de dedicarte a lo que realmente te define frente a tus usuarios, a lo que aportas realmente valor y hace que te sigan, sea crear contenido, o gestionar tu tienda. Y por otra, estás dedicando ese tiempo a tareas que no haces mejor que un experto, para obtener peores resultados. Es decir, estás dejando de ofrecer valor, y a la vez no ofreciendo la mejor experiencia en tu web.

 

¿Y un diseño personalizado?

Bueno, un buen diseñador web hará más que un diseño bonito. Las ventajas de un buen diseño personalizado son evidentes:

  • Tu web cargará sólo los elementos que necesita, por lo que será mucho más ligera.
  • Tu diseño será único.
  • Cada página se habrá diseñado para cumplir su función, y del modo que necesites. Es decir, no tienes que adaptarse a cómo funcione esa “pieza”, la “pieza” está hecha para adaptarse a tu necesidad.
  • Puedes dedicarte a aportar valor, sabiendo que la parte de desarrollo, diseño y mantenimiento la tienes cubierta.

 

Entonces, ¿editor visual o diseñador web?

Depende de tus necesidades y lo que tengas en mente invertir (porque es una inversión, no un gasto).  Pero piensa que por lo general, tus resultados serán proporciones a tu inversión. Sobre todo por la ayuda y orientación que te ofrece un experto.

En mi opinión personal, te pongo 3 escenarios posibles, de menos inversión a más:

  1. Estás empezando con WordPress, quieres ir probando soluciones por ti mismo, ir aprendiendo…, aún no has dado el paso a monetizar.  Elige un buen tema, si no incluye un maquetador visual, prueba con alguno (podrás ver muchísima información y cursos online antes de decidirte), y mira hasta donde puedes llegar. Pero piensa que todo el tiempo que dedicarás a aprender, a probar, a resolver problemas será tiempo que no estás dedicando a generar valor, a cuidar a tu comunidad. Esa pérdida de foco en tu blog o web puede hacer que los resultados tarden mucho más en llegar, al fin y al cabo, no estás centrado en lo que realmente quieres destacar, ni el resultado de tu desarrollo será comparable al de un diseñador WordPress….no es una apuesta ganadora.
  2. Ya tienes trayectoria y lo que quieres es optimizar tu blog o web, o bien se trata de un proyecto que quieres monetizar (tienda online, venta de infoproductos…). Yo contaría desde ya con un diseñador WordPress que te pueda orientar. Si quieres mantener independencia, el diseñador sabrá que maquetador visual usar, y sabrá cómo componer los elementos del mejor modo para que cumplas tus objetivos.
  3. Quieres un proyecto distintivo y único, o la web debe tener unas funcionalidades específicas que requieren desarrollo. Entonces, tendrás que pedir un proyecto a medida.

 

No hay soluciones únicas, y tus expectativas y necesidades son distintas de las de otras personas. Tampoco te obsesiones con el diseño, es una parte más de lo que supone la experiencia del usuario, de lo que el visitante va a sentir en tu web. Pero no te equivoques, si no aportas valor, el diseño cuenta poco. Por esta razón insisto tanto en que evites perder el foco. Muchas veces nos obsesionamos con resolver por nuestra cuenta problemas que otras personas saben hacer mejor y se dedican a ello.

 

¿Te gustaría que un experto en WordPress te ayudará con tu proyecto? Publica tu proyecto GRATIS y recibe propuestas de profesionales.

© 2016 GenteWP. Derechos de autor no aplica al contenido de terceros. Molperini, SLU - NIF B54682281.
Hecho con ♥ en España con la tecnología de WordPress.